Magic vs Bird: la rivalidad que salvó a la NBA

Magic y Bird
Magic y Bird/Juan Carlos Fernández

Hubo un tiempo en el que la NBA atravesaba un oscuro túnel que se dirigía a su ruina. Escándalos de drogas, peleas en las canchas, falta de gente en los pabellones, la amenaza de la ABA, cada vez mayor competencia, denuncias por amaños y un nulo interés televisivo. Todo ello conducía a la Liga, en la década de los 70 y principios de los 80, a una condena segura.Pero el destino reservó a la Liga la salvación más dulce, una historia que debería llevarse al cine. En la NCAA había nacido y crecido una rivalidad personal que trascendía a la propia Liga universitaria. En Indiana State -Larry Bird- y en Michigan State -Earvin ‘Magic’ Johnson- tenían al país enganchado al básket colegial. Ambos protagonizaron el partido de ‘college’ más visto de todos los tiempos, la final de 1979. Magic ganó a Bird, y ambos se retaron para el año siguiente, ya en la NBA.


Pero el reto fue mucho más allá, duró años, alumbró la década de los 80, apuntaló la Liga y dio origen a una de las épocas doradas del deporte mundial. Tras su duelo en la NCAA, ambos jugadores recayeron en los dos equipos más laureados de la NBA, Boston Celtics (Bird) y Los Angeles Lakers (Magic). Tras una década de los 70 sin dominador en la Liga, los 80 pertenecieron a ambos, al ‘Showtime’ de los Lakers y al juego más demoledor de los Celtics. Y Bird y Magic siempre frente a frente, hasta el punto de tornar su rivalidad, y casi enemistad en la pista, en una de las historias de amistad más bellas del deporte.

Magic hizo cinco veces campeón a L.A., ganó tres veces el MVP de la Liga regular y las Finales y es casi imposible encontrar a alguien que no le incluya en el mejor quinteto de siempre. Bird ganó tres campeonatos con los ‘orgullosos verdes’, dos MVP de las Finales y otros dos de la Liga regular y hasta la aparición de LeBron James, era el ‘3’ favorito de la historia casi para todo el mundo. Y aún lo sigue siendo para muchos.
En el mundo, una generación entera se enganchó a la NBA gracias a Magic y Bird que hicieron mágica la década de los 80. Su aparición preparó a la NBA a ser el producto que es hoy. Fueron dos de las cuatro patas en las que se cimentó la gran cambio de la NBA hasta ser la mejor Liga del mundo. Las otras dos son, claro, David Stern y Michael Jordan.
Bird y Magic, que compartieron equipo en el Dream Team original de 1992, conservan hoy su inquebrantable amistad. La NBA sigue mirando hacia atrás sabiendo que dos de los mejores atletas de siempre aparecieron a tiempo, como dos superhéroes, para sacarla de su periodo más oscuro y hacerla brillar.

Fuente: MARCA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s