El más fiel de la NBA, Dirk Nowitzki

El es uno de los mejores jugadores europeos, lleva 19 temporadas en la NBA, un maestro para los amantes del baloncesto y ahora lo será para Luka Doncic. El alemán Dirk Nowitzki acaba de cumplir 40 años, carga con más de 31,000 puntos anotados y firmó su temporada 21 con los Dallas Mavericks por cinco millones.

Se sitúa entre los seis mejores anotadores de la NBA junto a Kareem Abdul-Jabbar, Karl Malone, Kobe Bryant, Michael Jordan y Wilt Chamberlain. ¡Casi nada!

Aunque ahora figura entre los mejores su comienzo fue todo un desafío. De hecho, empezó tardísimo a jugar baloncesto. Con 13 años. Su padre, Joerg, entrenador de balonmano, estaba obsesionado en convertirlo en un buen lateral izquierdo. Sin embargo, en la casa de los Nowitzki el baloncesto era cosa de mujeres, su madre Helga, antigua integrante de la selección alemana, y su hermana Silke, eran las que practicaban este deporte.

“ELLAS LO JUGABAN, ASÍ QUE CREÍA QUE EL BALONCESTO ERA UN JUEGO DE SEÑORITAS. PERO LA PRIMERA VEZ QUE PISÉ UNA CANCHA DESCUBRÍ LO MUCHO QUE ME GUSTABA”, AFIRMÓ NOWITZKI.

La decisión de abandonar el balonmano no fue fácil, ya que supuso una dura época en la relación padre-hijo. Tras superar las barreras familiares, Nowitzki empezó a jugar al baloncesto. Su tremendo potencial físico llamó la atención de Holger Geshwindner, capitán de la selección alemana de baloncesto que participó en los Juegos Olímpicos de Múnich en 1972.

Tras verlo en acción, Geshwinder se obsesionó. Aprovechar su físico, talento natural y pulir todos sus defectos técnicos para convertirlo en una máquina perfecta. Pidió permiso a sus padres para ser su entrenador personal y se convirtió en su maestro.

Con sus consejos y el tesón de Dirk, Nowitzki no dejó de crecer. Tras destacar en Alemania, los Mavericks se fijaron en él. ‘Su magnífico lanzamiento fue la principal razón por la que lo fichamos’, afirmó Don Nelson, para entonces el entrenador de los Mavs .

Con 19 años fue elegido en el puesto número nueve del draft de 1998 por los Milwaukee Bucks, que habían acordado intercambiar el ‘pick’ con los Mavericks, que seleccionaron a Robert ‘Tractor’ Traylor. Si Geshwindner fue su maestro -aún hoy sigue trabajando codo a codo con Dirk-, Don Nelson se convirtió en su padre adoptivo. Desde su temporada de rookie, donde Nowitzki se frustraba por lo poco que jugaba, hasta conseguir pasar la barrera de los 30,000 puntos en la NBA, ser 12 veces All- Star, llevar a Dallas a ganar el primer anillo de su historia y ser fiel a unos colores lo que le hacen ser una leyenda en la ciudad texana.  “Ha sido un viaje de locos, con muchas subidas y bajadas. Pero vosotros siempre habéis estado a mi lado y hemos llegado hasta aquí. Ojalá lleguen muchos más” , afirmó.

El ¨power foward¨  ha llegado a renunciar a dinero de su contrato para que los Mavericks pudieran tener más margen salarial para construir una plantilla competitiva.

20 temporadas que suma talento con disciplina y esfuerzo.

Ningún otro jugador demostró jamás tanta fidelidad a una franquicia en toda la historia de la NBA. Hubo otros -el más reciente fue Kobe Bryant, con 20 campañas en Los Ángeles Lakers– que como él solo han conocido unos colores, pero ninguno ha pasado tantos años jugando para la misma ciudad. Con la firma de un nuevo contrato, el autor del lanzamiento en suspensión más característico del último cuarto de siglo, añadirá una nueva marca a su carrera.

La renovación por una temporada más con los Mavs es otro gesto en la larga colección  del ala-pívot hacia la entidad que preside Mark Cuban. Hace tiempo que Dirk, a pesar de su estatus de leyenda, cobra nóminas discretas para lo que representa.

Lo hizo para que el equipo entrenado por Rick Carlisle pudiese mantenerse competitivo y gozar de mayor espacio salarial. Ahora vuelve a aceptar lo que resultan migajas para el esfuerzo que le supone sacar sus avejentadas rodillas al parqué. Ingresará cinco millones de dólares por esta temporada.

Como suplente, Nowitzki sigue siendo un lujo. Pese a su ya limitadísima capacidad defensiva, aporta la inteligencia y anota en un número considerable de minutos para sus 40 años de edad. En la liga pasada, promedió 12 puntos y seis rebotes en 25 minutos sobre la cancha.

Sin embargo, lo que esperan ahora de él en Dallas es que exprima su capacidad pedagógica. Los Mavericks quieren que abrigue bajo su ala a otro extranjero que también llega desde un lugar a más de 8.000 kilómetros de distancia de Texas, el esloveno Luka Doncic, con la esperanza de que pueda llegar a replicar algunas de las maravillas hechas por el germano.

El eterno número 41, desde su experiencia de 21 cursos, podrá explicarle al imberbe Doncic cómo visualizar una carrera a largo plazo. Podrá decirle que la rutina de entrenamiento y cuidado del cuerpo es la que permite a gigantes como él mantenerse sobre la pista.

Nowitzki es es el quinto jugador con más encuentros disputados en la vida de la competición estadounidense, con 1,471 hasta la fecha, acumulando decenas de miles de minutos. Si le respetan las lesiones, se convertirá en el tercero a lo largo de 2019, superando a Karl Malone y John Stockton y quedando por detrás tan solo de Robert Parish y Kareem Abdul-Jabbar.

Con todos esos datos sobre la mesa, la continuidad por una temporada más de Dirk Nowitzki en los Dallas Mavericks, es un regalo no solo para la franquicia y para Luka Doncic, sino también para todos los aficionados al baloncesto.

Disfrutémosla, porque esta vez sí parece que puede ser la última temporada del jugador más fiel de la NBA.

Fuente: S-portology.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s